http://ajax.googleapis.com/ajax/libs/jquery/1.6.4/jquery.min.js

.

 

BARRABASADAS en Politica Peruana en contra de los Peruanos


BARRABASADAS
¿Dignidad o Impunidad en la política peruana?

“Todos los hijos del Perú deberíamos denunciar ante el mundo el golpe mortal a la lucha contra la impunidad, dirigido por el reo contumaz, Alan García Pérez y su banda Apra al ordenar amnistía a Crousillat y al General Chacón como estrategia para liberar al terrorista Alberto Fujimori…”

Por: Mirko Senda

Varias generaciones de peruanos, obligados desde la infancia a adaptarse a lo peor, al atropello humano, a la tropelía del Estado: la corrupción, el nepotismo y la impunidad como si la barbarie fuera norma de vida aceptan como marionetas o maquinas todas las mentiras de los grupos de poder. Esta rara convivencia amoldada desde la seudo-cultura e información estrangula la verdadera democracia en todos los sentidos, moviliza a la sociedad peruana a un desarrollo ficticio, a un bienestar irreal, al Perú abocado al perenne fracaso. A la derecha le resulta fácil montar y deshacerse de un canal de televisión, una radio, un periódico en cualquier lugar, y empezar a ventilar “mierda” en contra de alguna voz que intente decirle la verdad al pueblo, y lo peor de ello es que su existencia se mantiene desde la expropiación que el Estado hace al pueblo peruano a través del cobro de injustos impuestos y el remate de sus riquezas todas, solo para comprar voluntades y obediencias.

Los peruanos de bien debemos mantener viva la memoria histórica, y en esa línea debemos indignarnos  contra de todas las impunidades que desprecian la justicia y paz, y no hacen más que avivar la violencia política en el Perú. La conmutación de la pena, la amnistía o el indulto son derechos amparados por el derecho internacional pero cuando es usada para liberar a corruptos, asesinos y traidores se convierte en una aberración, en un insulto a la decencia, la ética y la verdadera justicia.

Todos coinciden que la amnistía a Crousillat, al General Chacón camuflada en la liberación de cerca de 3000 presos por delitos menores o inocentes, con procedimientos apresurados y poco transparentes, y pese a la oposición popular no es más que un globo de ensayo para valorar reacciones y movimientos en el tablero político, la derecha es consciente de la criminalidad de estos sujetos, los 69 millones que le entregó Montesinos y 80 millones por reparación civil que debe devolver Crousillat y la servidumbre del General Chacón como tesorero de la mafia son escándalos que pasaran a la historia y la derecha pretende esconderlos.

El Estado peruano no solo tiene una enorme deuda económica, social y política con los peruanos, además tiene una larga lista de corrupción e impunidad cuyos macabros delitos son una ofensa a las civilizaciones democráticas de todo el mundo y una deuda a la humanidad. Toda las personas de bien, cuyos principios se rigen en el valor a la paz con justicia social, la lucha contra la impunidad y el respeto irrestricto a la dignidad, así como velar por los derechos humanos de las víctimas deberíamos estar unidas más allá de ideologías y planteamientos políticos. 

Alan y Fujimori son personajes siniestros, estos criminales censuran a las ONGs que están del lado de los pobres y de los injustamente encarcelados, mientras premian a los militares que defienden sus privilegios, sus llamados al dialogo es una farsa lo que buscan es CENSAR A LA OPOSICIÓN y sus líderes para luego fusilarlos y/o desaparecerlos. Alan García con sus barrabasadas nos está llamando imbéciles, peruanos de cuarta categoría, está insultando la memoria colectiva de un pueblo que aún clama justicia por los desaparecidos o asesinados por manos del Estado. Cierto es que el habla en nombre de la derecha y el imperialismo, se sabe protegido por la tela de araña de corrupción institucionalizada tejida en la sociedad peruana que le brinda la más absoluta impunidad ante sus crímenes.

Hay indicios que lo sucedido en Bagua, el Arequipaso, el Moqueguaso, las últimas muertes y encarcelamientos de dirigentes populares, etc. es obra paramilitar orquestada y facturada desde el Estado, la estrategia de represión no ha desaparecido, aun se leen manuales del Ejército, que datan de la década de 1960 y 1970, en los que se dan instrucciones precisas sobre la necesidad de armar civiles, y de emplear toda clase de métodos irregulares contra “la población civil simpatizante” del enemigo. La CVR siempre fue insuficiente porque jamás tuvo un carácter vinculante para dar respuesta sancionadora, jamás se debatió sobre la verdad histórica de las causas del conflicto, sobre el origen del paramilitarismo, sobre la deshonra que llevo a que las FFAA actuaran como fuerzas mercenarias al servicio de la oligarquía, y las consecuencias del silencio y la impunidad. Los peruanos debemos entender que la impunidad no ayuda a cerrar las heridas, compréndase que las heridas no se cierran con una capa de olvido. Para cerrar heridas primero hay que desinfectarlas y sajar hasta donde sea necesario; sacar a la luz pública la pus de la historia de este país que se encuentra enterrada de la manera más abyecta y vil. Una vez se haya sajado hasta la profundidad necesaria, una vez se hayan destapado todas las fosas comunes(como las de Putis, Accomarca, Los Cabitos, la de los estudiantes de la Cantuta, etc.), una vez salgan los muertos con la dignidad y el reconocimiento merecido, una vez se hayan señalado responsabilidades y responsables del genocidio, la corrupción y la traición a la patria… podremos hablar de “cerrar heridas”.

Porque no ignoramos el peligro de que liberen al terrorista Alberto Fujimori. No ha sido en nuestro nombre, repiten todos los peruanos, la liberación de Crousillat, del General Chacón y de otros corruptos no debe pasar y no pasara. Ha sido en contra de TODOS los peruanos especialmente contra los derechos de las víctimas del terrorismo mediático y paramilitar del Estado. Albert Einstein decía: Todos somos ignorantes, pero no todos ignoramos las mismas cosas…. Para evitar la impunidad hace falta tener una visión realista de porque luchamos, ser conscientes de los peligros de nuestra lucha, conscientes que la derecha puede y quiere matar para mantener sus privilegios, el pueblo peruanos debe comprender que no hay liberación y justicia sin dolor. La dignidad demanda todo el amor, valor y sacrificio.

Era el día de pascua y como manda la tradición Pilatos debía liberar a un sentenciado a muerte por aclamación de los fariseos: “Libera a barrabas y crucifica a Jesús”, gritaba la muchedumbre… del mismo modo el delincuente Alan García a liberado a Crousillat, al General Chacón y otros corruptos a petición de la prensa burguesa, del fujimontecinismo, de militares cobardes y políticos miserables mientras miles de luchadores sociales, presos de conciencia, jóvenes inocentes que permanecen encarcelados injustamente violándoseles todos sus derechos humanos están expuestos al extermino físico y social. Sin duda aquellos revolucionarios militantes de la verdad, de la justicia y el más puro amor por el prójimo, esos compañeros al que el Estado los mantiene presos injustamente por que los considera peligrosos para sostener sus privilegios y granjerías… desde esta trinchera reclamo que la patria le debe un justo homenaje al valor de sus mejores hijos que fueron capaces de renunciar a sus familias, entregar su vida y sus sueños, dispuestos al sacrificio por la dignidad de todos, por defender la vida, por un Perú digno y soberano, víctimas de la oligarquía que les fabrico “dossiers de la muerte” deberían ser liberados, su libertad es una exigencia que la historia y un pueblo digno no cesara en reclamar.

El Estado peruano comete un error al favorecer con amnistía, indultos o conmutación de penas a los verdugos y sus compinches que actuaron en contra de los peruanos, el Apra por enésima vez hierra al creerse vencedora, cuando todo a su alrededor es mentira, su gobierno es una gran mentira, una farsa impuesta por el imperialismo, la alianza Apra-Fujimontecinismo-UN ejecutan la justicia desde el punto de vista del criminal o corrupto y tamaña infamia ha de caer por el bien de todos.

Los hombre de Dignidad Nacional hemos elegido estar del lado de la paz, de la justicia y la dignidad, mil infamias se dicen de nosotros por estar ayudando a las víctimas de las injusticias, por reclamar que liberen a presos inocentes, cuyos delitos solo fueron decir la verdad y actuar coherentemente, luchamos por que no haya ni olvido ni impunidad, por que negar esto es alentar que el delito se repita. Los peruanos estamos indignados por la pretendida “Ley de Punto Final” que se nos quiere imponer para enterrar el pasado, frente a ello repetimos con firmeza…. Ni olvido ni perdón. Justicia.

Entradas populares

Archivo del blog