http://ajax.googleapis.com/ajax/libs/jquery/1.6.4/jquery.min.js

.

 

La desmemoria histórica en el perú


LA DESMEMORIA HISTORICA

SED DEL MAL: ALAN GARCIA Y EL APRA

¡Jauriílla de perdedores, traidores y reaccionarios!
¡Sepultemos el origen de nuestros males!

Por: Mirko Senda

En el Perú no existe una clase política, ni mucho menos una cultura democrática y/o política, el enquistamiento del relativismo moral y ético ha arrinconado y dejado al hombre en la orfandad de referentes, paradigmas y completamente perdido. Yo creo que si no estamos claros en los cambios profundos que queremos, persistiremos en esa soterrada sed del mal, si comprendemos que la política es el arte de servir, de dirigir obedeciendo la voluntad del pueblo, sin mayor esfuerzo veremos que lo que existe en el Perú es un vandalismo político, un desabrido peregrinaje, de ambiciones mercantilistas y egocéntricas. Las organizaciones tienen el performance de suerte aventurera, en un país embrutecido e indignado, donde la demagogia sirve para el vil negocio partidario, la corrupción inesquivable y el enriquecimiento fácil. Pero ¿que hacer? para cambiar el rumbo, si nuestros “intelectuales” en gran mayoría, están contaminados y huelen a tufo pro-imperialista, como romper las ominosas cadenas del olvido, la infamia, la explotación y la traición, ¿Cómo remover y hacer conciencia?, el único sendero que nos queda esta en la vanguardia en su actitud militante y revolucionaria de superación científica, tecnológica y militarmente, solo en ella descansa toda nuestras esperanzas y denodados esfuerzos por su avance.

La tarea inicial es limpiar la desmemoria histórica, en este breve artículo en el que he recogido muchos comentarios nos ocuparemos de parte de ello. Hace 82 año se engendra en México el APRA, por el copista e inefable Víctor R. Haya de la Torre un “político”, apasionado, inteligente, capaz hacer alianzas contra natura o de pactar con sus enemigos acérrimos (revisar la convivencia aprista APRA-Bustamante y Rivero, 1945-1948; la deplorable coalición APRA – UNO, 1963-1968 o la conspirativa alianza burguesa APRA – UN, 2001-2006), teatral en la tribuna, en apariencia frío y calculador, inspirado en esa corriente Hitleriana que impuso entre sus seguidores. El APRA siempre destacó por su política AMBIDIESTRA y DEMAGOGICA, la elocuencia intelectual y pragmática de sus líderes les sirvió para engatusar y chantajear al pueblo: Luís Alberto Sánchez, Ramiro Prialé, Larco Cox, Andrés Townsend Ezcurra, el propio Villanueva del Campo y la verborrea de Javier Valle Riestra y Alan García.

61 años le costo a la banda organizada Partido Aprista Peruano (APRA) para llegar al poder, y eso por accidente, por que el traidor Alfonso Barrantes Ligan renuncio a la segunda vuelta (1985), la segunda vuelta le persigue en 2001 también perdió frente al inútil lacayo Toledo, hoy el delincuente Alan García Pérez frente a Ollanta Humala, se autoproclama reconvertido y maduro, utiliza su perorata desgastada que solo puede competir con sus miedos, mitomanías y alucinaciones, típica de la esquizofrenia política de estos tiempos, en la tercera segunda vuelta electoral que ya la perdió desde que el pueblo, removiendo su conciencia, no olvida su deleznable gobierno. Este sujeto, Alan, hábil en las malas artes de la política que fue presidente del Perú entre 1985 y 1990, cuyo gobierno ha quedado fosilizado en la mente del pueblo como uno de los más corruptos y criminales de la historia peruana. NADIE DEBIERA OLVIDAR los cerca de 10 mil muertos a causa de la política genocida contrainsurgente del gobierno aprista (los casos mas conocidos: Cayara, El Frontón, Lurigancho, Santa Bárbara, Pucayacu, Los Molinos, Umaru, Bellavista, Parcco, Pomatambo, Santa Ana, Pampamarca, Chumbivilcas y Calabaza etc., todas denunciadas en la Comisión de la Verdad ) y nadie podrá olvidar los 13 millones de peruanos hundidos en la pobreza y extrema pobreza del periodo Alanista (54% de la población) una deuda externa al final de su gobierno de 18,934 millones de dólares hoy incrementada a 22 272 millones de dólares (2005). En 1991, cuando Alan García ya no estaba en el gobierno, fue acusado por el parlamento por diversos delitos, entre ellos enriquecimiento ilícito, contra la fe publica, coimas en la compra de aviones de guerra (Mirage 2000), el Tren eléctrico, el dólar MUC y otras graves acusaciones. García frente a sus inquisidores, de la misma forma que lo hiciera años después su engendro Fujimori, salió huyendo cobardemente del país para salvarse de la sanción penal que le esperaba. Mas adelante en su lógica “una mano lava la otra”, gracias a un arreglo entre el fujmorismo, el APRA y otros grupos políticos corrompidos, pudo “blanquear” sus delitos contra el Estado y la nación, y regresar al Perú limpio de “polvo y paja”. La prescripción de los delitos es el derecho inmoral de los corruptos, entre 1990 y el año 2000 el APRA mantuvo estrechas relaciones secretas con el Servicio Nacional de Inteligencia Nacional (SIN) y el gobierno de Fujimori así como lo tuvo en su día con el inútil de Víctor Polay a quien Alan utilizaba por encargo de la CIA para desgastar a los guerrilleros de Sendero Luminoso, por eso en 1990 traicionando a la amistad que tenia con Polay le permitió “escaparse” sabiendo que la CIA sabia donde encontrarlo después…, con ello se volvió a repetir la cobarde historia aprista cuando traiciono al Cdte. Luís Felipe de la Puente Uceda (MIR – 1965), los oscuros lazos con el fujimontesinismo lo hizo Agustín Mantilla, alto dirigente de este partido y hombre de confianza de Alan García fue el encargado de hacer las coordinaciones con Vladimiro Montesinos jefe del SIN y agente de la CIA americana, de quien recibió apoyo económico para sostener al APRA.

La banda aprista se olvidó de la desolación y las lagrimas de los pobres, por contentar a la criolla burguesía y al imperialismo, dejo de invertir en educación, salud, programas sociales, etc. Enfermos del saqueo y el enriquecimiento ilícito no les intereso las alzas desbocadas de una inflación incontrolable (acumulada: 2,178.482 %), Las reservas internacionales netas del BCRP (Banco Central de Reserva del Perú) cayeron de 894 millones de dólares en Julio de 1985 a 105 millones de dólares a Julio de 1990 ¿Dónde esta el dinero faltante? Se olvidaron de las colas interminables para comprar dos tarritos de leche, pan, azúcar y aceite. No se inmutaron al desechar, la igualdad y justicia, con las triquiñuelas y sobornos provocados por los tarjetazos. Los guardianes de la ortodoxia aprista demostraron su habilidad AMBIDIESTRA Y DEMAGOGICA, con su mano derecha implementaban la política de una económica liberal del FMI y los dictados de Washington, y con la izquierda hipócritamente utilizando la demagogia y la verborrea de sus “intelectuales” nos vendían el lejano bienestar social. 

El APRA en sus orígenes fue una mezcla de fanatismo patriotero y admiración sublimada por el copista Haya, misma reproducción de Abimael Guzmán Reinoso (el presidente Gonzalo), El mismo saludo nazi con el brazo izquierdo en alto se dulcificó con el pañuelo trujillano con el que los mocheros bailan marinera. Aquellos distintivos del autoritarismo disciplinario que perduran en las pandillas de búfalos. La Guardia Dorada del Jefe. Toda una parafernalia que había ungido a Haya como un semidiós a ratos lleno de rabia y egocentrismo y en otros pleno de desprecio a la rebeldía humana.

LA GUERRA SUCIA SE INSTITUCIONALIZO, el 14 de agosto de 1985, García tenia un mes en el gobierno, permitió que una patrulla del ejercito dirigida por el teniente Telmo Hurtado asesinara a 69 campesinos en Accomarca (Ayacucho). Entre los campesinos eliminados había niños, ancianos y mujeres. Telmo Hurtado justifico esta matanza y el gobierno lo ascendió a capitán. De ahí para adelante, la política de seguridad interna del gobierno aprista se basaría en el crimen, la tortura, el secuestro y la ejecución clandestina organizada desde el Estado. En octubre de 1985 bajo la responsabilidad del gobierno la policía quemó vivos a 34 prisioneros de guerra recluidos en la prisión de Lurigancho (Lima). En junio de 1986, el gobierno aprista ordenó la matanza de 300 prisioneros en las cárceles de Lurigancho, El Frontón y Santa Bárbara, etc. pero lo mas criminal fue INSTITUCIONALIZAR LA CORRUPCIÓN DEL ESTADO que preocupado en pagar la deuda externa, pagar coimas y aumentar los sueldos a sus funcionarios sacrificando los servicios básicos de los peruanos, deuda que ascendían a 2700 millones de dólares anuales incluidos las deudas del caso de los buques Pachitea y Mantaro (que costaron $ 48`300,000) que con la renegociación del Plan Brady se sobre valorizo a $ 70`000,000 que los peruanos hasta hoy tenemos que pagar enriqueciendo a funcionarios corruptos, no podemos ni debiéramos olvidar que la pobreza paso del 17% (1986) al 44%(1990) tener presente que la corrupción siempre viene de la mano del olvido.

El régimen de García Pérez fue el primero en organizar grupos paramilitares que se encargaron de secuestrar y ejecutar clandestinamente a los enemigos del gobierno. En 1988 en el seno del Servicio de Inteligencia del Ejercito (SIE) se creo el grupo clandestino llamado “Escorpio”, cuya objetivo fue realizar operaciones clandestinas de secuestro y asesinatos contra supuestos subversivos y opositores al régimen. El grupo Escorpio tenía el apoyo del gobierno y del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas. Casi en el mismo periodo, Agustín Mantilla, aprista, ministro del Interior y brazo derecho de Alan García, organizó el comando “Rodrigo Franco”. Este grupo en el que participaban el jefe de la policía antiterrorista de ese entonces (el general Reyes Roca), y militantes apristas como el “chito” Ríos, y otros, fue responsable de una centena de acciones terroristas clandestinas y del secuestro y muerte de dirigentes sindicales, profesionales, abogados, dirigentes políticos, estudiantes, periodistas, y otros. Algunas de sus victimas fueron el abogado Manuel Febres y Saúl Cantoral dirigente sindical de la Federación Minera del Perú. El Congreso peruano desactivó la megacomisión investigadora de actos de corrupción durante el régimen del ex presidente Alberto Fujimori (1990-2000) y legisladores señalan que se debió a presiones del Partido Aprista para evitar se indague a Agustín Mantilla, ex secretario general de ese partido, sobre supuestos sobornos.

El delincuente Alan García y su banda Aprista sabiéndose perdedores con apenas el 18% (total de votos), sintiendo el repudio y rechazo a su política corrupta AMBIDIESTRA Y DEMAGOGICA cambian de estrategia hoy están "a la búsqueda del tiempo perdido", estos miserables no se sonrojan y dicen que nadie recién llegado le arrebatara al APRA su papel de dirigir al Perú, y previo pacto con el inútil y lacayo del imperialismo Toledo para que no se investiguen sus robos, intentan polarizar y empujar con la retóricamente del miedo a que los peruanos decidan entre el autoritarismo y la democracia, tamaña estupidez y felonía no la hubiera concebido ni siquiera el copista Haya.

La debilidad moral y ética del APRA reflejan la enfermedad mental de sus líderes, considero que sus planes son nocivos para el avance popular y el bienestar de los peruanos, por su naturaleza y experiencia corrompida y traidora absolutamente nada en ellos NI ES CREIBLE NI ES VALEDERO "Gallina que come huevos, aunque le quemen el pico". En política no se puede ser permisivo o blandengue, recordar que el problema no es solo el Alan García sino que esta toda una organización delictiva económicamente poderosa y bien estructurada para esconder todas sus fechorías, el APRA es capaz de usar los medios de comunicación, hasta comprar conciencia de “intelectuales y políticos” contrarios, por ello nos esparce su pestilente arrogancia como búfalos que se les indulta el matadero. Hemos sido claros Ollanta Humala comete un gran error, el pensamiento de José Carlos Mariategui no puede mezclarse con el de de Haya, como es UNA TORPEZA ACEPTAR UN DEBATE realizarlo solo le daría la legitimidad que el APRA busca, por que ya a puesto en marcha el FRAUDE ELECTORAL, conociendo la ideosincracia de nuestro pueblo tal debate no determinara nada su influencia en el resultado es efímero, estoy seguro que tales errores son producto de asesores infiltrados de tendencia aprista que tiene OHT en sus filas…, aun esta a tiempo para enmendar errores. 

Nosotros los hombres honestos, dignos y rebeldes les decimos a todos los peruanos que siempre quisimos y queremos un Perú nuevo, cimentado en un nacionalismo con dignidad, democrático y antiimperialista, un Perú solidario que siga la ruta de todos aquellos países que han logrado sus más altas expresiones de progreso por el esfuerzo, por el trabajo, por el sacrificio, por la coherencia revolucionaria como cuba, Venezuela y Bolivia, no permitiremos a la serpiente derrotada levantar cabeza. Este articulo es una TRIBUNA ABIERTA para ahondar en argumentos y el debate, por cuanto es el reflejo de muchas voces cuidadosamente prestadas, y desde aquí decimos que nuestro castigo será duro y total con toda las formas de combate si se intentara torcer la voluntad popular y junto al pueblo no descansaremos hasta suscribir en el epitafio aprista y de la criolla burguesía "Aquí murió la Luz de nuestros males".

Jóvenes, estudiantes en vuestras manos esta el porvenir de la patria, sois vanguardia ¡REFLEXIONEN, DEFINANCE, ORGANISENSE Y MOVILISENSE!, el Perú demanda el frescor de lideres e ideas nuevas, queda poco tiempo y los peruanos damos la impresión de no conocer, ni entender el mal que nos espera desde todos los lados, desde el APRA, UPP y las serviles organizaciones pro-imperialistas, desde cada olvido y abandono, desde cada quiebra militante, desde esa sombra de Perú desmemoriado, acólito y aguantador de sus elecciones y tristes errores que lo arrinconan luego en su llanto mas amargo allí en los altares de la locura políticamente democrática. 

¡JUNTOS DIGAMOS, BASTA YA…!


Publicado el 7 de Mayo del 2006


Denunciemos sin miedo y con fuerza el genocidio y la barbarie del APRA y la criolla burguesía
¡Todos a Romper el silencio y Remover conciencias!
¡Ni olvido ni perdón!, cadena perpetua a los explotadores y criminales del pueblo
Por un Perú democrático, con dignidad plena y antiimperialista!
¡Seamos la dignidad del pueblo…la libertad!




APRA: HISTORIA DE CORRUPCIÓN CRÍMENES Y MAFIA

En América Latina pocos son los casos de partidos políticos que registran una historia tan vergonzosa, corrompida y criminal como el Partido Aprista Peruano (APRA)(1). Si el primer gobierno de este partido (1985-1990) mostró su amalgama lumpenesca y reaccionaria, el segundo que se ha iniciado en julio del 2006, viene a ser la confirmación de que el APRA de Alan García Pérez, es el partido de la cachiporra, el balazo por la espalda, el robo, la coima y la mafia enquistada en el Estado. Ahora mismo se acaba de descubrir que el gobierno de Alan García está presionando al gobierno de Chile para no extraditar al mafioso Alberto Fujimori quien como se sabe está en ese país a la espera de una sentencia que lo enviaría directo a una prisión peruana. Este pacto secreto entre el APRA y Fujimori, es la continuación de una alianza que ya se dio en la década del 90 cuando García, acusado de robos y crímenes, fue protegido por el fujimorismo en el poder.

Hace una semana también se ha descubierto que el ministerio del Interior dirigido por Pilar Elena Mazzetti Soler, quien antes de servir al APRA fue ministra de Salud del régimen corrupto de Alejandro Toledo, ha traficado con la compra de 469 camionetas destinadas a la policía. En la compra de los vehículos se fraguo el precio inicial y de 14,988 dólares por camioneta en el mercado actual, se elevó a 29,000 dólares por unidad. Otro reciente escándalo ha significado la revelación que acaban de hacer algunos medios peruanos (16 de febrero), de que el abogado Francisco Peixoto, jefe de los asesores del Ministerio de Justicia es un conocido defensor de narcotraficantes. Uno de sus clientes fue el narcotraficante Enrique Cárdenas, alias “mosquita loca”, hijo “mosca loca”, un narco de talla internacional que estuvo ligado a Vladimiro Montesinos. Lo curioso del caso es que este “súper asesor” (acaba de renunciar por la presión publica) estaba encargado de diseñar los planes políticos, la estrategia y las leyes, para luchar contra el crimen y el narcotráfico.

Otras perlas del gobierno y del APRA.

¿Saben quién es el actual vicepresidente de la Republica, es decir el que sucedería a García, en el caso de ausencia presidencial?.

Nada menos que Luis Giampietri Rojas un ex almirante de la marina de guerra del Perú (históricamente los dirigentes del APRA siempre han sentido atracción por los uniformados). Este marino, calificado por algunos con el apelativo de la “hiena” dirigió en junio de 1986 el genocidio de prisioneros en el penal de El Frontón. Por este grave motivo está incurso en un juicio penal que se sigue en los tribunales peruanos así como en la Corte Interamericana de Derechos Humanos de Costa Rica. Al caso del vicepresidente hay que agregar una reciente perla de este partido. Resulta que cuatro antiguos miembros del comando “Rodrigo Franco”, ese grupo criminal que funcionó en el primer gobierno de García, trabajan actualmente en el parlamento peruano. Daniel Abugattás y Aldo Estrada, son dos congresistas que acaban de hacer la denuncia, y exigen que se investigue el caso. Son cuatro ex paramilitares, acusados de secuestros, torturas y asesinatos, pero sin embargo ahora son “asesores” de parlamentarios apristas, y es el Estado el que cubre los honorarios de estos matarifes.

Agustín Mantilla, ex secretario general del APRA y brazo derecho de Alan García Pérez, a pesar de los delitos y crímenes cometidos se prepara a ingresar triunfante a la banda que ahora gobierna el Perú. Mantilla, fue ministro del interior en el primer gobierno de García, y ahora esta libre como el viento. Nadie se acuerda de que este personaje tiene cuentas pendientes con la justicia penal del Perú. Sus deudas con la justicia son voluminosas, pero tres son las principales: Crimen masivo de prisioneros de guerra en 1986:
organización de grupos paramilitares para asesinar opositores políticos: y relación secreta y mafiosa con Vladimiro Montesinos. En junio de 1986 Mantilla, se vistió en ropa de comando y personalmente dirigió el crimen masivo de cerca de una centena de prisioneros en El Frontón. Mantilla se encargó de dar el tiro de gracia en la cabeza a los prisioneros gravemente heridos. Entre 1985 y 1990, fue el organizador y cabecilla del criminal comando “Rodrigo Franco” causante de varias decenas de asesinatos selectivos. El “Rodrigo Franco”, tenía su cuartel general en el ministerio del Interior, y sus integrantes provenían de la militancia aprista y de la Dirección Nacional Contra el Terrorismo (DINCOTE). En la época del apogeo de Fujimori Montesinos, por encargo de Alan García fue nexo entre el APRA y Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) que dirigía Vladimiro Montesinos, y en razón de esta relación el partido de Alan García Pérez, recibió dinero de la mafia fujimorista para sostener la campaña electoral aprista de 1995.

La vena sangrienta del APRA.

Este partido fundado en 1924 por Víctor Raúl Haya de la Torres, un dirigente político que se hizo conocido por sus posiciones anticomunistas y sus arreglos políticos con los regimenes mas reaccionario y brutales de la historia peruana. Haya de la Torre, escribió en 1928 su “ideario político”, un adefesio titulado “el Antimperialismo y el APRA" en cuyo texto expresa toda su esencia reaccionaria, antipopular y su pro imperialismo. En ese texto catalogado por los apristas de “doctrina”, engañosamente se llamaba a la lucha antiimperialista, pero al mismo tiempo se abogaba para no “abolir radicalmente el sistema capitalista”. Bajo el pretextó de que los países pobres estaban obligados, antes de hacer la revolución, seguir un camino capitalista, se elogiaba la penetración imperialista, que según la “doctrina aprista”, traía progreso a los países del tercer mundo. Bajo el objetivo de sostener el sistema de opresión el APRA redondeó su ridícula “tesis” planteando que la lucha en los “países subdesarrollados”, no era una lucha de clases sino de pueblos, y que eran “los trabajadores “manuales e intelectuales”, lo que deben dirigir esta lucha. Para Haya de la Torre, el proletariado y el campesinado eran apenas masas amorfas que servían solamente para los procesos electorales y nada más.

Pero el APRA por su carácter de clase (no por el origen de su militancia), configura desde su nacimiento una organización política de la burguesía peruana y del imperialismo. De ahí proviene su esencia decadente que todo lo copia burdamente de las metrópolis imperialistas. Su corte populista reaccionario es una copia del fascismo italiano y del nazismo alemán. Haya de la Torre estuvo en Europa en los años 20 en pleno auge de Mussoline y Hitler, y de ellos importó hasta la vestimenta que usaban los militantes apristas. Esta grosera repetición política se expresó en la organización de los chapistas (organización partidaria de niños de 10 y 11 años de edad) y la Juventud aprista (JAP). En el caso de los primeros, por su edad sirven para la manipulación y el adoctrinamiento en la sumisión de los “jefes”, y en el caso de la JAP, estos son entrenados para violentar vandálicamente colegios y universidades. Tantos los pobres niños chapistas como los de la JAP desfilan cada año vestidos de militares con boinas negras y rojas. La costumbre desde los años 50 es que estos marchaban con paso de ganso, y con el brazo izquierdo en alto saludaban al jefe aprista (Haya de la Torre) quien también con el brazo izquierdo en alto desde el estrado principal veía pasar sus huestes partidarias militarizadas. Como ya no esta el jefe (murió de vejez el 2 de agosto 1979), ahora el saludo militarizado es para Alan García Pérez, digno sucesor del megalómano, reaccionario, y mentiroso Víctor Raúl Haya de la Torre. En los años 30 en Italia y Alemania, los fascistas y nazis obligaban a los niños a participar en marchas y acciones políticas. Fue el mismo Haya de la Torre el que instauró la fanfarria aprista en el “día de la fraternidad” (onomástico del “jefe”).

Desde los años 20 diferentes políticos y analistas han acusado con razón al APRA de ser una organización que se viste de “democrática”, pero que en el fondo es un partido fascista. Julio Antonio Mella, comunista cubano (murió asesinado en 1928), en su momento acusó al APRA de ser una versión del fascismo en América Latina. Mella contribuyo a desenmascarar la esencia reaccionaria de este partido que después de la II guerra mundial, se descubrió como una organización al servicio del imperialismo yanqui. Luis de la Puente Uceda, quien encabezó la lucha guerrillera del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), denunció que el APRA era una organización de la oligarquía peruana y que recibía las consignas de las transnacionales. Luis de la Puente Uceda, militó en el APRA hasta mediados de la década del 50 y desde el interior de este partido denuncia la traición de los dirigentes incluido Haya de la Torre. El “jefe” del APRA lo condenó a muerte y envió un grupo de sicarios para asesinarlo. De la Puente Uceda ejecutó a uno de sus atacantes, y así pudo salvarse del complot organizado desde las alturas del APRA. Uceda pasó varios años en prisión por haber liquidado a un esbirro de Haya de la Torre. Cuando recobró su libertad organizo el MIR, y en 1965 inicio la lucha armada contra el gobierno de Fernando Belaunde y sus aliados del APRA. En esta ocasión el Partido de Haya de la Torre pidió la pena de muerte para los subversivos del MIR y de otras organizaciones en guerra.

El APRA y su atracción por los uniformados.

La rebelión de Trujillo de 1931, de la que tanto réditos políticos saco el APRA, fue en realidad una rebelión dirigido no por los dirigentes apristas, sino mas bien el Búfalo Barreto que fue el verdadero héroe de este movimiento que se desarrollo al margen de Víctor Raúl Haya de la Torres quien en los momentos de los preparativos y ejecución de la rebelión se encontraba en una prisión de Lima. En esta rebelión el APRA estuvo en busca de un militar que lidere la rebelión. Este militar fue el comandante Gustavo Jiménez. Como lo anota Guillermo Thordike (El Año de la Barbarie), la dirección del APRA no había sido partidaria de la revuelta organizada por cuenta del Búfalo Barreto, quien además estaba en contra de la decisión de la dirección aprista que quería entregar la jefatura de la revuelta a un militar de carrera (Gustavo Jiménez).

En 1945 el APRA se alió a José Luis Bustamante y Rivero, un representante de la gran burguesía peruana, y mediante esta alianza el APRA cosecho parte de la torta del poder del Estado. En 1948 el partido aprista rompió su alianza con Bustamante y Rivero y junto a los militares complotó contra su antiguo aliado. La accion del APRA propicio el golpe militar del general Manuel Odria, con quien el APRA hizo alianza en años posteriores. En 1956 fue aliado del gobierno conservador de Manuel Prado Ugarteche. Ahí nuevamente el APRA se coló en las altas esferas del poder y pudo colocar varios ministros. En 1960 el APRA se une a la Unión Nacional Odriista (UNO), del reaccionario general Manuel Odria, el mismo militar que los había reprimido durante el golpe contra Bustamante y Rivero.

En 1968, el APRA con Haya de la Torre a la cabeza se presentaron como “opositores” del régimen militar del general Juan Velasco Alvarado, pero como era su costumbre (la escopeta de dos cañones) hicieron un doble juego político. Por un lado atacaban a Velasco, pero por otro lado lo apoyaban. Así por ejemplo Carlos Delgado Olivera, un ex aprista y anticomunista, se convirtió en el ideólogo del régimen velasquista. Este ex aprista y delfín de Víctor Raúl Haya de la Torre fue el que organizo el Sistema Nacional de Apoyo a la Movilización Social (SINAMOS), un organismo ambicioso que fue utilizado por la dictadura militar para manipular la conciencia del pueblo peruano. Delgado Olivera fue el inventor de la supuesta “sociedad ni capitalista ni comunista” que los militares repetían sin entender que esto era simplemente una estupidez política. Otro de los hombres del APRA en el gobierno de Velasco fue el general Tantalean Vanini, ministro de Pesquería. En este ministerio se organizó en alianza con el APRA, el grupo paramilitar denominado Movimiento Laboral Revolucionario (MLR). Este grupo estaba integrado por vándalos de las filas del APRA y delincuentes comunes. Su accion estaba dirigida a tomar por asaltos sindicatos clasistas, organismos populares, a violentar huelgas y movilizaciones de trabajadores. Pero el más conocido de los apristas en el velasquismo ha sido Agustín Mantilla, quien ha sido hombre de confianza absoluta de Alan García, organizador de grupos paramilitares, ministro del interior y secretario general del APRA. Mantilla, como el mismo lo recuerda, trabajó en el sector pesquero, ahí donde reinaba el general Tantalean y donde funcionaba el MLR considerado el “brazo armado de la revolución peruana”. Según Mantilla: “Trabajé para el Consorcio Pesquero, dedicado a la comercialización de la harina de pescado, el año 1970 y luego de la expropiación de la industria pesquera, en la Empresa Comercializadora de Harina y Aceite de Pescado (EPCHAP). (2). Como se ha visto brevemente, el APRA se acomoda a todos los ritmos de la historia, y tiene muchas razones para decir como slogan: “el APRA nunca muere”.




Entradas populares

Archivo del blog